ESE VÉRTIGO
EN EL MUNDO CAMBIANTE
De la Fórmula Uno

renco press. México. 16 de agosto de 2017. Adriary Ortiz [Versión a partir de una investigación de Nate Saunders de la ESPN/ Inglaterra]. En el ánimo de dar fe de algunos de los movimientos principales que ocurrieron en el deporte supremo de la velocidad sobre ruedas, en un lapso tan breve. 

Magias y hechizos que han ido y venido.

Momentos de dominación que pasaron. Circuitos puestos fuera de los calendarios oficiales de las carreras y los nuevos que se han abierto. Los autos, que ya son otros. Las caras de los protagonistas, así como de los pilotos de media tabla y también de los que fracasaron: son variadas.

Ello, en apenas 2,372 días. Entre el accidente de Robert Kubica a principios de la temporada 2011, cuando había sido el más rápido en los ensayos invernales jugados en Valencia, hasta el día cuando volvió a tripular un F1 en el HúngaroRing de Budapest, el miércoles 2 de agosto de 2017.

SOBRE LOS CARROS

EL Peso reglamentario: se aumentó con 88 kilos. Antes era de 640 y ahora deben pesar, nunca menos, de 728.

En tamaño: creció la talla y los alerones principales, dando por resultado una aerodinámica muy diferente.

Llantas: ahora son más altas y más anchas: otro impacto en la estabilidad de los autos. A lo que se debe de sumar, el cambio de las formulaciones en los neumáticos que provocan experimentar degradaciones más rápidas que las que antes se conocieron. Y la selección de ellos para cada prueba. Se nombró a Pirelli como suministrador único de gomas, desde entonces se comenzó a depender de los cambios de ruedas en Pits. Hubo más espectáculo tal vez, pero mayor dependencia de los estrategas que gobiernan desde el PitWall.

DRS: alguna vez Kubica probó esa prótesis que va en el asa trasera, para controlar la reducción de “arrastre” y de ese modo incrementar la velocidad de punta en las rectas autorizadas. Pero él nunca jugó a los ataques y las defensas obedeciendo las reglas del uso del DRS. De suerte que, se encuentra ahora con un cambió de sistema para rebasar y ser rebasado; lo que demanda una exquisitez que el piloto polaco no ha conocido manejando en carrera real.  

Unidades de potencia con motores V-6 y turbo compresores: que ha sido el cambio sustantivo. Esto, debido al uso de los añadidos que recuperan la energía en pilas y luego, la regresan para entregar una potencia extra. Robert manejó con los motores V-8 de aspiración atmosférica, que tardan menos en subir su aceleración, pero que no reciben el plus del turbo. Antes, era más ruido ahora, más revoluciones en momentos clave.

Caja de marchas: por hoy ya son con cambios de ocho velocidades, que nunca antes manejó; a los que hay que añadir todas las nuevas prestaciones electrónicas y cibernéticas, como las de los volantes o timones “inteligentes” y las levas “pre-cognitivas” detrás de ellos, para cambiar con la yema del dedo los ocho engranes.

Deben de sumarse el resto de las novedades en la suspensión y en el carenado. También en la cabina, como el halo protector o lo que vaya a ser esa protección extra, tan polémica. Y desde luego, asimismo con mayor definición al oído los de hoy, pero de uso restringido: los radios de intercomunicación.

El polaco llegó de regreso cuando se han hecho las modificaciones más radicales en la F1. Con todo lo que tienen de nuevo las reglamentaciones, las controversias y hasta en el manejo o gestión del deporte en sí. También, su manera de comunicarlo. El regreso de Kubica a las pistas lo han atendido muchas decenas de miles de jóvenes que ni lo conocían.

Vale la pena un sobre vuelo encima de las otras novedades…

SOBRE LOS PILOTOS

Dos de ellos, han sido un par los de la hegemonía; adueñándose de todas las coronas, salvo la de 2016 que obtuvo Nico Rosberg; el resto, efectivamente ha sido con Sebastian Vettel y Lewis Hamilton quienes tienen consigo cuatro y tres coronas; pero son dueños de 89 de las 121 victorias que se han fraguado en el lapso de ausencia de RK. Los dos, han privado en su imperio, con motores de unos y de los otros.

Además de los tres mencionados, se ha visto a cuatro nuevos triunfadores en la Fórmula Uno: Pastor Maldonado en una justa, en 2012; Daniel Ricciardo en 2014, 2016 y 2017 hasta en cinco ocasiones; Max Verstappen con un GP en 2016 y, a Valtteri Bottas, quien lleva dos en esta campaña.

Triunfos por piloto, habidos desde el GP de Australia de 2011:

Lewis Hamilton: 43
Sebastian Vettel: 36
Nico Rosberg: 23
Jenson Button: 6
Fernando Alonso: 6
Daniel Ricciardo: 5
Mark Webber: 3
Kimi Raikkonen: 2
Valtteri Bottas: 2
Pastor Maldonado: 1
y Max Verstappen: 1

Victorias por equipos:
Mercedes: 61
Red Bull: 38
McLaren: 14
Ferrari: 13
Lotus: 2
y Williams: 1

Ahora tomando en cuenta las PolePositions que se han comportado casi la par de las victorias. Está Mercedes, con Hamilton que ya se está cerrando cerca de Michael Schumacher al récord de todos tiempos que es de 68; el británico lleva las 67. Atendiendo a que, desde el inicio del curso de 2011, sólo ha habido cuatro nuevos PoleSitters: Nico Rosberg quien se estrenó en el GP de China 2012 y dejó su cuenta en 30 PP. Maldonado que la obtuvo en el GP de España de 2012 y se retiró con esa, nada más. Ricciardo que ha iniciado en el GP de Mónaco de 2016 y ahí se detuvo, hasta ahora. Valtteri Bottas quien empezó este año en el GP de Baréin y se hizo con otra más en el de Austria.

PP por piloto desde el GP de Australia 2011:

Hamilton: 49
Vettel: 33
Rosberg: 30
Webber: 7
Alonso: 2
Bottas: 2
Maldonado: 1
Button: 1
Massa: 1
Ricciardo: 1
y Raikkonen: 1

Ha habido hasta 29 timones debutantes a partir de que se accidentó RK.

En 2011: Jerôme d’ Ambrosio, Paul di Resta, Maldonado, Sergio Pérez y Ricciardo.
En 2012: Charles Pic y Jean-Eric Vergne.
En 2013: Giedo van der Garde, Jules Bianchi, Max Chilton, Esteban Gutiérrez y Bottas.
En 2014: Marcus Ericsson, Daniil Kvyat, Kevin Magnussen y André Lotterer.
En 2015: Roberto Merhi, Alexander Rossi, Felipe Nasr, Carlos Sainz y Verstappen.
En 2016: Río Haryanto, Esteban Ocon, Jolyon Palmer, Stoffel Vandoorne y Pascal Wehrlein.
Y en 2017: Antonio Giovinazzi así como, Lance Stroll.

SE MARCHARON PARA SIEMPRE

Jules Bianchi y Michael Schumacher quienes de modo muy distinto dejaron de estar con nosotros. El francés, se accidentó en una carrera con lluvia en Suzuka, en la temporada de 2014 y falleció en un hospital de Francia, el 17 de julio de 2015. Al “Hepta” alemán, le habían dado las gracias en Mercedes al final de la campaña de 2012. El 29 de diciembre de 2013, sufrió un accidente esquiando en Suiza y entró en coma; desde entonces no se sabe nada de él, pero no ha vuelto, hasta hoy.

MÁS

Por equipos: aunque parezca raro, Ferrari no ha sido lo que fue.

Apenas 13 de las 121 victorias las han logrado los italianos. Mercedes, en cambio, obtuvo en ese periodo 23 triunfos. Sin embargo Red Bull, ha sido la del reino emergente con 26 grandes copas en sus vitrinas.

Las estadísticas de McLaren son quizás las más sorprendentes y a la vez desagradables; porque con las unidades de potencia de Honda, después de años gloriosos con Mercedes, han sufrido toda clase de humillaciones.

La F1 ha perdido a tres equipos en este periodo al que se refiere la nota: HRT de España; Caterham de Malasia y Manor-Marussia, primero inglés y luego ruso. Mientras que a cambio, llegó uno y que lo ha hecho bien: Haas en 2016 que proviene de los EUA.

Kubica en su retorno, maneja un coche de Renault, mismo equipo con el que trabajaba en 2011; pero tanto el nombre como el control del mismo han cambiado mucho en esos años. Antes, era manejado por Genii Capital y Gerard López. No era un Team que representaba a la corporación francesa; ​a pesar de tener su nombre prestado e incluso, utilizando los motores de El Rombo. En 2011, se formaron en las grillas equipos llamados, de momento: Lotus-Renault y Team Lotus; pero después de arreglar el tema de las marcas registradas, el segundo ya se llamó Caterham, para 2012.

Lotus-Renault más tarde fue Lotus (en 2012) nombre que utilizó hasta el final de 2015, cuando Renault invirtió su decisión y volvió al deporte como fabricante de derecho pleno. El equipo en el que Kubica ha probado es por lo tanto el mismo con el cual pilotó en 2011, pero después de tres reencarnaciones e intereses distintos.

Grandes Premios: pareciera que la programación de las carreras se ha hecho a lo loco. Un tanto así es cosa cierta, eran los últimos coletazos de la era Ecclestone en la que privaba por encima de todo el mantra: “más dinero o no hay carreras”.

Iba a ser una temporada de 20 justas en el año 2011, si bien hubo disturbios callejeros y el GP de Baréin no se jugó. La temporada 2016 ha sido la del programa récord de siempre: con 21 carreras disputadas. Un calendario dilatado que Robert nunca probó.  

Anfitriones nuevos, vaya que los ha habido: Austin, Texas (EUA) con su Circuito de las Américas; la cita en el Autódromo Hermanos Rodríguez de Ciudad de México que ha regresado triunfal. El Autodrom de Sochi, en Rusia y el trazado callejero en Bakú, de Azerbaiyán.

Mientras que quedaron fuera: el Circuito Internacional Buddh en Nueva Dehli, India. Turquía que dejó el calendario después de 2011; también, el Gran Premio de Europa que se jugaba en Valencia, España. Asimismo, salió el Gran Premio de Corea, en 2013.

Y por fin: Alemania, con sus vaivenes alternando al NurburgRing y el HockenheimRing pero que se dice que regresa en el año 2018.

Como se pudo dar cuenta, siendo lo mismo: hay un mundo de diferencia. Lo que aunque se quiera, mucho demanda de la adaptación. No esta fácil el porvenir para ninguno de los pilotos mayores. Robert Kubica anda en los 32 años y hay pilas de muchachos –muy bien preparados– con menos de veinte; quienes correrían hasta sin recibir un sueldo, porque suponen que son los dueños del futuro.

Y las razones ahí están, para servir a quienes más las merezcan. 

_

¡A Mil Por Hora!

SUBIR